Seminario Internacional sobre 'Metodología, definiciones y aspectos operativos de los itinerarios culturales' Ibiza, España (21-22 de Mayo, 1999)


 

Declaración final

Los Presidentes y representantes de Comités Nacionales de ICOMOS, así como otros especialistas reunidos en Ibiza (España), el 21 y 22 de Mayo, a instancias del Comité Internacional de Itinerarios Culturales (CIIC), en el marco del congreso internacional sobre 'Metodología, definiciones y aspectos operativos de los itinerarios culturales', teniendo en cuenta la riqueza de las ponencias presentadas en este encuentro, así como con ocasión de los congresos celebrados en Alicante (1997) y Tenerife (1999) sobre itinerarios culturales, en La Rioja (1999) sobre el itinerario 'de la vid y el vino en los pueblos del Mediterráneo', y en Ibiza (1999) sobre las 'fortificaciones abaluartadas hispano-portuguesas', consideran que los itinerarios culturales:

  1. Constituyen, merced a los intercambios materiales, culturales o espirituales, generados por la movilidad de los hombres durante períodos largos y continuos, un hilo conductor que ha producido, a lo largo de su recorrido espacial, una interfecundación cultural entre países o regiones.

     

  2. Han de apoyarse, necesariamente, en elementos tangibles que representan el testimonio y la confirmación física de su existencia. Los factores intangibles proporcionan sentido y significado a los diversos elementos que componen el conjunto.

     

  3. Se inscriben en un contexto natural en el que inciden y que contribuyen a caracterizar y a enriquecer con nuevas dimensiones, dentro de un proceso interactivo.

     

  4. Tienen un sentido global y, dentro de éste, el valor de sus partes reside en el interés conjunto y compartido. De esta forma, constituyen una vía para la cooperación, la solidaridad, el respeto y el aprecio mutuo, y una contribución fundamental para el diálogo y la paz. Poseen un valor simbólico abierto a la esperanza y a la comprensión entre los pueblos.

     

  5. Son un instrumento idóneo para poner en evidencia que la realidad cultural presenta múltiples facetas, lo cual requiere una aproximación pluridisciplinar. También ayudan a lograr una asunción más completa y enriquecedora de la propia identidad, al tener en cuenta que ésta se inscribe en una dimensión más amplia, representada por la realidad cultural compartida, y todo ello, dentro de los lazos culturales universales.

     

  6. Permiten una lectura plural y, por tanto, más realista y más justa de la historia.

     

  7. Resultado de encuentros pacíficos o controvertidos, en la actualidad presentan una pluralidad de dimensiones que trasciende su primitiva función, y ofrecen la posibilidad de poner en marcha una nueva dinámica de cooperación cultural y económica entre los pueblos.

     

  8. Renuevan las hipótesis científicas y permiten acrecentar los conocimientos técnicos, artísticos y culturales.

Los participantes en estas jornadas, en el marco de la definición de objetivos, de la metodología y de la búsqueda de operatividad, recomiendan:

  1. Recoger propuestas y establecer un pre-inventario de itinerarios culturales. Dotar a cada uno de éstos de un comité de coordinación pluridisciplinar formado por expertos nombrados por el CIIC y encargados de seleccionar los criterios científicos sobre los que deben fundamentarse los análisis.

     

  2. Constituir, para cada uno de los itinerarios definidos, una red para la realización de estudios e investigaciones científicas.

     

  3. Identificar grupos e instituciones que contribuyan a dar a conocer, salvaguardar y poner en valor los itinerarios culturales, así como a la difusión de los conocimientos relacionados con éstos.

     

  4. Sensibilizar a los gobiernos sobre la importancia de los itinerarios culturales y procurar que se integren en el marco de las políticas de planificación y ordenamiento del territorio, a fin de asegurar la operatividad de las acciones que se emprendan.

     

  5. Instar a la cooperación internacional mediante planes de desarrollo durable en las zonas por las que transcurre un itinerario cultural, por constituir todas ellas partes integrantes de un bien común compartido.

     

  6. Profundizar en los métodos de aproximación y análisis dentro de un objetivo dirigido a la salvaguarda y puesta en valor, así como a mejorar el conocimiento. Trabajar para avanzar en la precisión del vocabulario y los conceptos.

     

  7. Investigar y difundir técnicas de conservación adaptadas a la complejidad de los elementos y de las situaciones que entrañan los itinerarios culturales.

     

  8. Identificar estrategias que permitan localizar y atraer medios de financiación destinados a apoyar los trabajos.

     

  9. Proceder a la publicación de los resultados de las investigaciones.

 

Ibiza, 22 de mayo, 1999

w.icomos-ciic.org