MADRID: CONSIDERACIONES Y RECOMENDACIÓN


XIII Asamblea General de ICOMOS: Reuniones de Comités. Científicos Internacionales. Diciembre, 2002. Madrid, España

Reunión científica del Comité internacional de Itinerarios Culturales (CIIC), sobre «LA INDEPENDENCIA CONCEPTUAL Y SUSTANTIVA DE LOS ITINERARIOS CULTURALES RESPECTO A LOS PAISAJES CULTURALES» (Madrid,  4 de diciembre, 2002)

CONSIDERACIONES Y RECOMENDACIÓN (Presentadas a la XIII Asamblea General de ICOMOS, en la sesión plenaria celebrada en la mañana del 5 de diciembre de 2002)  

 

Presentación: El Comité Científico Internacional de Itinerarios Culturales de ICOMOS fue creado oficialmente en 1998 y sus Estatutos fueron adoptados de acuerdo con los Principios de Eger. Sus 65 miembros provienen de las diferentes regiones del mundo (53 miembros votantes y 12 asociados). Durante los últimos 6 años el CIIC ha organizado y celebrado 8 seminarios internacionales y conferencias, cuyas conclusiones y otros documentos de trabajo figuran en la página web de ICOMOS (www.icomos.org , bajo el epígrafe correspondiente a los Comités Científicos Internacionales). En el mismo período, el CIIC ha conseguido realizar varias publicaciones[1]. Parte de los principios doctrinales, aspectos conceptuales, estudios y proyectos llevados adelante hasta la fecha por el CIIC están descritos en su última publicación, titulada “El Patrimonio Intangible y otros aspectos de los Itinerarios Culturales”. Este libro ha sido distribuido gratuitamente a los participantes en la XIII Asamblea General de ICOMOS celebrada en Madrid, en el  stand de Navarra situado en la exposición sobre patrimonio que acompañó a la asamblea. El día 4 de diciembre, el CIIC celebró elecciones de su Junta Directiva (ver documento adjunto) y una reunión científica, con ponencias seguidas de debate, sobre “La independencia conceptual y sustantiva de los Itinerarios Culturales con relación a los Paisajes Culturales”.

 

Antecedentes y motivación: Como se ha puesto de manifiesto en las numerosas reuniones científicas del CIIC, existe un vacío conceptual y operativo respecto a la esencia, significado y alcance de los itinerarios culturales, los cuales tienden a ser erróneamente confundidos con algo tan diferente, comparativamente estático y reducido en escala como los paisajes culturales. La magnitud de este error de concepción se hace evidente en el hecho de que, hasta ahora, en la nomenclatura oficial los itinerarios culturales son denominados “paisajes culturales lineales”, lo cual constituye tanto una negación inmovilista como un error conceptual sustantivo. 

Así, la siguiente conclusión fue adoptada en el congreso internacional del CIIC de ICOMOS sobre “El Patrimonio Intangible y otros aspectos de los Itinerarios Culturales”(Pamplona, Navarra, España. Junio, 2001): “1.3. Los itinerarios culturales y los paisajes culturales son conceptos científicos diferentes. Los itinerarios culturales se caracterizan por su movilidad y entrañan una dinámica espacial e intangible de ida y vuelta que no posee el paisaje cultural, el cual obedece a un criterio más estático y restringido, aunque también posea caracteres evolutivos. El itinerario cultural normalmente abarca numerosos paisajes culturales diversos entre sí. Un paisaje cultural no es dinámico en un contexto geográfico tan vasto como el que potencialmente puede abarcar un itinerario cultural. El itinerario cultural puede haber generado y seguir generando paisajes culturales. Pero esto no sucede a la inversa”.

 

Consideraciones: Con el ánimo de profundizar en el trabajo científico de ICOMOS y también con el fin de informar a la Asamblea General sobre los avances llevados a cabo por el CIIC en el desarrollo de los aspectos conceptuales y principios doctrinales, en la reunión científica celebrada en Madrid el 4 de diciembre del 2002 se tuvieron en cuenta las siguientes consideraciones y se adoptó la recomendación que se indica más abajo, todo lo cual fue presentado a la Asamblea al día siguiente: 

1.       Los itinerarios culturales revelan una nueva aproximación conceptual a la noción de patrimonio y se inscriben en una dimensión inmaterial y dinámica que excede de su contenido material. 

2.       Los itinerarios culturales no se generan ni se definen a partir de los elementos patrimoniales incluidos en su recorrido –monumentos, ciudades históricas, paisajes culturales, etc.- sino que, por el contrario, son el motor dinamizador cuyo movimiento o hilo conductor histórico ha generado –o sigue generando- dichos bienes culturales. 

3.       Por tanto, desde un punto de vista acorde con la lógica y el rigor científico, no puede admitirse que los itinerarios culturales sean paisajes culturales lineales o no lineales, ya que los paisajes, aún en el caso de hallarse dentro de un itinerario cultural, pueden ser muy diversos o estar geográficamente aislados y muy distantes entre sí.

 

Referencias. Ver abajo[2]

 

Recomendación:

Por lo tanto, se recomienda que la XIII Asamblea General de ICOMOS reconozca que una ruta cultural no es simplemente la suma de sus muchos elementos-es decir, ciudades y sitios históricos, paisajes culturales, etc.-, sino que realmente incorpora el espíritu histórico intangible que aglutina dichos elementos en un todo único y singular.

 

María Rosa Suárez-Inclán

Presidenta del CIIC de ICOMOS

Madrid, 5 de diciembre, 2002



[1] El Gobierno de La Rioja publicó las actas del Seminario sobre el I.C. de la Vid y el Vino celebrado en Santo Domingo de La Calzada (1999)”: Actas de las Primeras Jornadas Internacionales de Expertos en Protección y Promoción de Bienes Culturales sobre el Itinerario Cultural de la Vid y del Vino en los Pueblos del Mediterráneo». La Xunta de Galicia publicó también un libro dedicado a obras públicas en el Camino de Santiago que incluye una introducción con la historia y filosofía del CIIC (2000): “Obras Públicas en Galicia al servicio del Camino”. Otro libro que incluye las actas del seminario celebrado en Pamplona en 2001 ha sido publicado por el Gobierno de Navarra y distribuido a los participantes de la XIII Asamblea General de ICOMOS: “El Patrimonio Intangible y otros aspectos de los Itinerarios Culturales”.

 

[2] Extractos del “corpus doctrinae” elaborado por el CIIC a lo largo de sus encuentros científicos:

 

“Además de una realidad de carácter material, los itinerarios culturales entrañan un elemento dinamizador que actúa como un hilo conductor o cauce a través del cual han fluido los vasos comunicantes del proceso civilizador. En su seno, y a lo largo de la historia, se han producido múltiples flujos y reflujos con aportaciones enriquecedoras para el conjunto, emanadas desde los diversos puntos de su recorrido. Ese fluido vital de la cultura se manifiesta en el espíritu y las tradiciones que constituyen el patrimonio intangible de los itinerarios culturales. Así, junto a los bienes patrimoniales de carácter material o tangible, dichos itinerarios representan un crisol de bienes inmateriales que explican el alma de los pueblos. Si a través del estudio y promoción de un itinerario cultural logramos que esa esencia profunda sirva para construir un espacio de reencuentros, habremos contribuido de forma sustantiva a superar algunos de los grandes lastres que la humanidad aún sigue arrastrando: el racismo, la segregación, la discriminación, el aislacionismo, la falta de solidaridad, las barreras a la información y al conocimiento, etc. A través de los itinerarios culturales entendidos como elementos dinamizadores de la sociedad, el patrimonio histórico puede ser considerado en su dimensión viva, como pilar de desarrollo integral y sostenible”.

 

“El nuevo concepto abarcado por los  itinerarios puede dotar a la política de preservación de una amplitud territorial, una integridad cultural y una armonización de acciones y contenidos que pocas veces se ha logrado hasta ahora.

Esta trascendencia de escala permite, en primera instancia, una vinculación cultural entre pueblos, ciudades, regiones y continentes. Esta amplitud es importante desde el punto de vista territorial y del tratamiento integral de los diversos elementos patrimoniales que incluye pero, a su vez, se constituye en una alternativa a un proceso de homogeneización cultural. Desde esta perspectiva, los itinerarios se erigen en un posible punto de reencuentro con una historia y una geografía debilitadas en sus contenidos, en una recuperación del tiempo y el espacio propios de cada cultura. Ofrecen así mismo la oportunidad de volver a compartir un espacio cultural común y vincular el territorio con un patrimonio intangible caro a la vida tradicional de las comunidades implicadas en su trayecto”.

Todos y cada uno de los pueblos han aportado conocimiento y cultura que, merced al efecto multiplicador de los intercambios, se han ido  introduciendo entre la humanidad, adoptando formas y características propias en cada caso. El análisis e interpretación de esos cruces permiten afirmar nuestros rasgos peculiares y característicos y, simultáneamente, nos proporcionan otra imagen más integral de nosotros mismos”.

 

“Actualmente, el estado del patrimonio cultural de muchos itinerarios culturales es preocupante. Su integridad cultural se halla destruida, su patrimonio común está fragmentado en sistemas nacionales cerrados y, en la mayoría de los casos, es poco conocido en el mundo. No existen políticas coordinadas para la protección y promoción del patrimonio. Las crisis económicas, la legislación obsoleta de los países en transición, los conflictos, tanto militares como étnicos, y las catástrofes naturales no solo afectan negativamente sino que ponen en serio peligro al patrimonio cultural que resulta muy vulnerable. La identificación, el estudio y la promoción de los itinerarios culturales deben ayudar a poner fin a este estado de cosas, lanzando y divulgando la idea de este nuevo papel que corresponde al patrimonio cultural y definir, por vez primera, la macroestructura del patrimonio dentro de los itinerarios culturales regionales e internacionales. El patrimonio debe ser identificado como un sistema, una comunidad unida que cuenta con sus propias infraestructuras, redes de células, zonas y centros, y no solamente como una mera suma de sistemas nacionales aislados”.

 

 

www.icomos-ciic.org